Newsletter

Dictamen N°213/07 sobre ley de 40 horas

Esta semana, la Dirección del Trabajo publicó el Dictamen N°213/07, el cual determina el sentido y alcance del nuevo artículo 22 inciso 1° del Código del Trabajo, y resuelve otras consultas referente a horarios y turnos pactados en contratos individuales y/o colectivos de trabajo.

En dicho Dictamen, se establecieron las siguientes definiciones y conceptos a tener en cuenta por los empleadores al momento de dar aplicación a esta nueva ley:

1. Categorías de jornada ordinaria:

  1. La jornada ordinaria de 40 horas semanales, que implica una distribución fija y regular de la jornada diaria y semanal, con una jornada máxima diaria de 10 horas.
  2. Una jornada ordinaria sobre la base de promedios semanales en ciclos de hasta 4 semanas.

 

2. Jornada ordinaria semanal de trabajo de distribución fija y regular

  • En análisis del nuevo artículo 28 del Código del Trabajo, la DT señala que se establece que la jornada ordinaria de trabajo podrá distribuirse semanalmente en no menos de 4 días ni en más de 6 días, a diferencia de la norma actualmente vigente que ordena que dicha distribución debe efectuarse en no menos de 5 ni más de 6 días. 
  • En cuanto a la posibilidad de distribuir la jornada laboral en 4 días, tal medida presupone la existencia de una jornada semanal máxima de 40 horas, pues cualquier cifra superior vulneraría el límite de tiempo diario establecido por el legislador, es decir, 10 horas por día. 
  • Si bien la rebaja de la jornada laboral a 40 horas comenzará a regir a contar del 26 de abril de 2028, nada obsta a que las partes, si así lo deciden, puedan anticiparse a dicho término reduciendo voluntariamente la jornada lo que, a su vez, les permitiría distribuir la jornada semanal en 4 días.

 

3. Jornada ordinaria semanal de trabajo sobre la base de promedios semanales en ciclos de hasta 4 semanas.

  • Del análisis de los incisos 1° y 2º del nuevo artículo 22 bis del Código del Trabajo la DT señala que es una nueva forma de distribución de la jornada ordinaria basada en promedios semanales en periodos de hasta 4 semanas que no podrán superar las 40 horas (en armonía con la gradualidad de vigencia de la norma)
  • Las partes podrán acordar esta modalidad de jornada en un único ciclo de 2, 3 o de hasta 4 semanas de extensión, de esta forma, si se optara por este régimen lo primero que deberán hacer las partes es determinar la cantidad de semanas que incluirá el respectivo ciclo, para luego fijar su distribución diaria y semanal en el calendario pactado. 
  • Además, el proceso de distribución de la jornada laboral en ciclos semanales con promedios de horas se encuentra constituido por un conjunto de elementos que deben ser organizados armónicamente para respetar las limitaciones legales. Dichos elementos son; la extensión del ciclo o cantidad de semanas, el promedio semanal o cantidad de horas que tendrá la jornada en dicho periodo, y la distribución diaria, cada una con limitaciones propias. 
  • Todos estos elementos forman parte del calendario a que se refiere el inciso 2° del articulo 22 bis del Código del ramo y que deben ser notificados al trabajador con la antelación que la misma disposición establece.
  • Cuando se opte por una jornada semanal ordinaria sobre la base de promedios, el número de alternativas que las partes podrían convenir quedará limitado por el cumplimiento por parte del empleador de su obligación de dar certeza y seguridad a la relación laboral respectiva.

 

4. Adecuación de la duración de la jornada laboral diaria

  • Deberá efectuarse de común acuerdo entre las partes o a través de las organizaciones sindicales en representación de sus afiliados. 
  • El resultado del acuerdo deberá constar por escrito y respetar, además, el límite máximo de 10 horas ordinarias laboradas. 
  • A falta de acuerdo, el empleador deberá efectuar la adecuación de la jornada reduciendo su término, en forma proporcional entre los distintos días de trabajo, considerando para ello la distribución semanal de la jornada. 
  • Ahora bien, resulta pertinente destacar que la facultad que el precepto en examen entrega a los empleadores, en orden a reducir unilateralmente la jornada laboral, requiere necesariamente que haya existido previamente un proceso de diálogo entre las partes, el cual, sólo al verse truncado, habilitará a la empresa para proceder al citado ajuste sin la participación de las organizaciones sindicales o los propios trabajadores. En otras palabras, debe existir una constancia por escrito de que la empresa tuvo intenciones de llegar a un acuerdo respecto de la reducción. Esta propuesta escrita debe ser hecha antes del día 26 de abril de 2024. 

 

5. Iniciativa del proceso de diálogo

  • La ley no ha otorgado exclusividad a ninguna de las partes para dar inicio al proceso de diálogo conducente al pacto de adecuación de la jornada, de manera que cualquiera de ellas puede tomar la iniciativa realizando una propuesta a la contraria. Asimismo, dada la desformalización del proceso, debe entenderse que él no se agota con el rechazo de la proposición original, pudiendo existir contrapropuestas recíprocas. 

 

6. Reducción de jornada al término o inicio de la jornada diaria de trabajo

  • No se ve impedimento en que la rebaja en cuestión se realice en cualquiera de los extremos de ésta, siempre que el ajuste derive de un acuerdo.

Más artículos

Jornada 4×3

El pasado martes 11 de abril, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que reduce la jornada laboral ordinaria de 45 a 40